El profesor le entrega a Jaimito una pata de pájaro y le dice:

- Viendo esta extremidad, dígame la familia, el género y la especie del animal, así como sus costumbres migratorias y el número de crías por nidada.
- Pero, ¿cómo le voy a decir todo eso con una sola pata?.
- ¡Está usted suspendido!. A ver dígame su nombre y apellido.
Jaimito se quita un zapato, le enseña el pie desnudo al profesor y le dice:
- Adivine...

La profesora del cole vio un día a Jaimito haciéndole muecas a una niña, así que se le acercó y le dijo:

- Jaimito, cuando yo tenía tu edad me dijeron que si ponía esas caras me iba a quedar así de mayor.
- Pues profe, al menos no puede quejarse de que no la avisaron...

- Mamá, mamá, ¿Los negros destiñen?

- No, Pepito. ¿Por qué preguntas eso?
- Porque papá le dijo el otro día a un amigo que había estado con una negra y se había puesto morado...

Dos madres hablando:

- ¡Dígale a su hijo que me deje de imitar! - Jaimito, ¡deja de hacer el idiota!

- Profesora:

¿Hizo la tarea?
- Pepito: ¿Corrigió los exámenes?
- Profesora: Tengo otros alumnos
- Pepito: Tengo otras materias...

– Jaimito, ¿crees que la tecnología reemplazará algún día al papel?

-¡No lo creo profesora, no me veo limpiandome el culo con un ipod!

Llega Pepito al parque, se le acerca un amiguito y le dice:

- Eh Pepito, tienes puesto un zapato café y otro negro.
Pepito le contesta:
- Y eso no es nada, en mi casa tengo otro par igualito.

- ¡Pepito! Estas notas merecen un escarmiento.

- ¿Verdad que sí mamá? Vamos, que yo sé donde vive la maestra.

Se encuentra Fidel Castro con Pepito y le pregunta:

- Oye, niño, ¿tú sabes quién soy yo?.
- No, señor, no sé quién es usted.
Fidel, enojado porque Pepito no le reconoce, lo castiga:
- Por no conocerme, te voy a castigar a decir veinte palabras que empiecen con la letra "C", para que nunca más te olvides de mi nombre, que es Castro.
Y Pepito dice:
- Bueno, aquí voy:
- Compañero, Comandante Castro, ¿cuándo carajo comeremos cangrejos con cerveza de cristal como comen los cabrones come mierda del comité central comunista cubano?.
Y Fidel, sorprendido, exclama:
- Coño!.
A lo que responde Pepito:
- Vaya!. Esa fue la que se me olvidó.