- Doctor, tengo un problema. Mi mujer me esta engañando con otro hombre y no me crecen los cuernos.

El doctor estupefacto:
- ¡Pero lo de cuernos es un decir! Realmente los cuernos no crecen.
- ¡AY, qué alivio, doctor! Yo creía que me faltaba calcio