Suena el teléfono...

— Hola?
— Hola guapa... tienes novio?
— Si, tengo novio... y lo amo mucho, quien eres?
— Soy tu hermano! Y le voy a decir a papá que tienes novio!
Al rato, suena otra vez el telefono...
— Hola?
— Hola linda, tienes novio?
— No, ¿quien eres?
— Soy tu novio, desgraciada! Que es eso de que no tienes novio? Me engañas o qué!?
— Ay disculpa! Es que mi hermano me acaba de llamar hace rato fingiendo ser mi novio y dijo que le dirá a mi papá. Perdón! Sabes que te amo!
— Es broma... no soy tu novio...... Soy tu padre! Estas castigada