Llega Pepito al parque, se le acerca un amiguito y le dice:

- Eh Pepito, tienes puesto un zapato café y otro negro.
Pepito le contesta:
- Y eso no es nada, en mi casa tengo otro par igualito.