—¿Me cede el asiento?

—No.
—Pero estoy embarazada.
—Que no.
—Y soy mayor de edad.
—¡Que no!
—¡Qué mala educación!
—Señora, soy el chofer