Chistes de hombres

Viene un hombre a la tienda de animales y le pregunta al vendedor si le puede enseñar unos cuantos loritos, pero de los mejores...
El vendedor le acompaña y le enseña al primer loro:
Comprador: hay, pero que bonito que es este loro! Y cuanto cuesta?
Vendedor: 2000 € señor^^
Comprador: Alaa! Y por que tan caroo?!
Vendedor: este loro sabe recitar poemas, conoce todo el diccionario, sabe hablar latin, y griego antiguo, y sumar y restar.
Comprador: ah, entonces es un precio razonable, me enseña otro lorito?
El vendedor le enseña otro loro, y le dice: este loro cuesta 5000 € señor
Comprador: dios mio... y ese que? sabe hacer tareas domesticas también??!!
Vendedor: no, pero este loro sabe hacer lo que hacia el loro anterior, mas sabe también multiplicar y dividir, sabe de idiomas, ingles, y ruso, y te corrige las faltas de ortografía de cualquier idioma.
Comprador: pues jolines con el loro... que sabe hacer casi todo... Me enseña otro loro?
El vendedor le enseña otro loro y le dice: este cuesta 20000€ señor...
Comprador: pero si cuesta casi = que mi coche!! y este es **** persona o que? tareas domesticas, cocinar, reparar electrodomésticos, cortar el césped, que sabe hacer estee!!!!???
Vendedor: la verdad es que todavía no le hemos visto hacer nada...:( pero los otros loros le llaman jefe
Estaban Bill Gates y Carlos Slim viendo un partido de fútbol, aprovechando que son los más ricos del mundo decidieron crear un equipo de fútbol cada quién.
Tomaron jugadores de cada país, Slim tenía al conejo Perez, a Kaka, a Maicón, mientras que Gates había puesto sus esperanzas en Elano, Cuautemoc Blanco, Messi, entre otros...
Después de unos días se encontraron estos dos magnates y tuvieron una plática.
Slim: ¿Qué tal señor Gates? ¿Cómo le ha ido?
Gates: Pues he tenido problemas con mis jugadores, Cuautemoc Blanco es muy irritable e irritante a la vez, irrita a todos, me irrita hasta a Elano que es muy tolerante.
Slim: ¿y cómo piensa solucionar eso?
Gates: Creo que tendré que "darle cuello".
Slim: Pero es un buen jugador, debería haber otra forma.
Gates: No me agrada la idea de tener en mi equipo cosas irritantes.
Slim: En ese caso debería desinstalar Windows.
Gates: ¿Así nos llevamos?
Slim: yo tengo problemas peores, mis jugadores se llevan de la patada, la otra vez el conejo le escondió la ropa a Kaka y tuvo que salir desnudo a la cancha.
Gates: Entonces por obra del conejo salió Kaka en bolas.
Slim: Eso no es todo, Kaka estaba muy deprimido que no quería ni comer.
Gates: ¿Y qué hizo?
Slim: le dije:
"Come Kaka" pero no hizo caso, dijo que no quería salir a jugar si no estaba su amigo Elano.
Gates: ¿Así que no sale Kaka por Elano?
Slim: Eso no es lo peor, la otra vez que fue a reclamarme porque quería jugar con Elano pensé que era Maicón, con eso de que hablan portugués y los confundo.
Gates: Entonces tiene que hacer algo.
Slim: Exacto, por lo que quería negociar, le cambio a cualquier jugador por Elano.
Gates: Bien, entonces quiero a Maicón.
Slim: ¿Está sugiriendo que le de al Maicón por Elano?
Gates: No veo una mejor forma.
Slim: En ese caso tenemos un trato.
Y aquí termina nuestra historia de como Bill Gates, con su gran habilidad de negocios, dio Elano por Maicón.